Con el gran Liniers quedamos varados en Miami. Estuvimos hablando y después nos perdimos el rastro. Ahora veo que mientras él dibujaba yo sacaba fotos: